Consulta Nuestras Novedades y Ofertas


viernes, 24 de abril de 2020

Las mejores prácticas en climatización durante la Covid-19


Las empresas que trabajan de cara al púbico, como retailers, restaurantes y supermercados, están aumentando sus esfuerzos por mantener sus instalaciones seguras, limpias y desinfectadas durante la pandemia de la Covid-19. Muchos han establecido directivas estrictas para hacer frente a esta crisis única, sin embargo, hay una vulnerabilidad potencial que se pasa por alto: los sistemas de climatización de las instalaciones.
Covid-19 es, en gran medida, una amenaza de contacto físico que se propaga, principalmente, al entrar en contacto con alguien que está enfermo o al tocar superficies contaminadas. Pero investigaciones recientes indican que el virus puede sobrevivir en el aire durante horas. En entornos cerrados, como puede ser cualquier establecimiento, los sistemas de ventilación que no pueden prevenir o filtrar los agentes patógenos adecuadamente antes de ser inhalados, pueden contribuir a la propagación del contagio.

Hay tres pasos rápidos, simples y, relativamente, asequibles que se pueden implementar de inmediato para “limpiar el aire” y, de esta manera, no solo mantener el lugar limpio e higiénico, sino también el aire.

1. Diluir el flujo de aire
La propagación de la contaminación está influenciada por el tamaño de las partículas. Las gotas más grandes caerán al suelo o sobre superficies debido a la gravedad. Pero las partículas más pequeñas, pueden permanecer en el aire durante largos períodos.

El aumento de la dilución del aire tiene como objetivo disminuir la concentración de las partículas más pequeñas en el aire que entran y circulan dentro del edificio. Se puede lograr mediante la introducción de más aire exterior de forma controlada (se recomienda aumentar la velocidad del aire exterior hasta un 50%), refrescando continuamente el aire viejo con aire fresco.

Además, se deben monitorear continuamente las instalaciones para detectar cambios en los movimientos del aire y ajustar los niveles según sea necesario.

2. Mejorar la filtración
Cualquier filtro de aire que elimine partículas del aire tiene el potencial de reducir la exposición al Covid-19. A medida que las empresas aumentan la rotación de aire en sus instalaciones, también deben filtrar los flujos de aire de manera más agresiva.

El primer paso es aumentar el índice de filtración. El estándar actual de la industria para sistemas comerciales de HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado) en tiendas y restaurantes es usar filtros con una calificación MERV 8. Se recomienda reemplazarlos por filtros con clasificación MERV 13, que están diseñados para filtrar virus y bacterias en el aire.

Además de actualizar los filtros, las empresas también deberían aumentar la frecuencia con la que reemplazan los filtro y, si generalmente, cambian los filtros de forma trimestral, hacerlo cada 30 días, por ejemplo.

3. Tratamiento ultravioleta (UV)
La desinfección ultravioleta para sistemas HVAC tienen el potencial de destruir los microbios que escapan a través de los filtros de aire, pero puede no ser práctico para todas las empresas, por lo que se deben sopesar los costes y las compensaciones de instalación. Por ello, es un tratamiento opcional, aunque en estas circunstancias excepcionales, convendría hacer un estudio exhaustivo para ver si es una opción viable o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario