Consulta Nuestras Novedades y Ofertas


miércoles, 29 de julio de 2015

Así funciona un aire acondicionado



Desde un punto de vista a nivel de usuario vamos a ver cómo funciona un aire acondicionado, sin entrar en tecnicidades, para que cualquiera que lea este artículo lo comprenda.
Para entender cómo funciona un aire acondicionado empezaremos explicando su funcionamiento desde la unidad exterior.


En la unidad exterior es donde está el motor o compresor que es el encargado de, como su propio nombre indica, comprimir el gas. Al comprimirse el gas se convierte en estado líquido y su temperatura aumenta. A continuación es impulsado hacia el condensador, que es el “radiador” que hay en la máquina exterior. Si tienes aire acondicionado podrás observar lo que se explica y verás cómo en su funcionamiento esta expulsa aire caliente. Pues bien, llegado al condensador lo que se hace es robarle calor y este proceso se llama sub-enfriamiento. Al robarle calor el gas empieza a convertirse en estado gaseoso (aunque no del todo) iría una mezcla de gas líquido y gaseoso hasta la válvula de expansión. La válvula de expansión lo que produce es una pérdida de carga en el refrigerante, produciendo una bajada de la presión y de la temperatura del gas. Este proceso es igual que cuando usamos un desodorante en spray. Tenemos un gas líquido y al presionar el spay se pulveriza y sale frío.
Una vez le hemos bajado la presión y la temperatura al gas este se dirige hacia el evaporador, que es la unidad interior de nuestro aire acondicionado, allí lo que se hace es calentar el gas y este proceso se llama sobrecalentamiento.
De esta manera es como conseguimos enfriar la habitación de casa, ya que el gas tiene menor temperatura que el aire de la habitación. El aire pasa a través del evaporador enfriándose y a su vez robándole calor al gas refrigerante así conseguimos enfriar la sala en la que nos encontramos.
Luego ese calor que le hemos robado a la habitación, a través del gas, como funciona un aire acondicionadoes absorbido por el compresor, que a su vez sirve para refrigerar el mismo ya que el gas que le retorna aun llega frío. Después de esto el proceso se vuelve a repetir una y otra vez hasta que la habitación llegue a estar a la temperatura que le estemos pidiendo a nuestro aire acondicionado, una vez alcanzada la temperatura deseada el termostato hará que la máquina se pare hasta que vuelva a subir la temperatura de nuevo.
Es un error muy común el pensar que cuando ponemos el aire acondicionado a 16ºC este va a echarnos esa temperatura. El aire acondicionado siempre echa la misma temperatura, (y esta ronda siempre entorno a los 9-12ºC menos que la temperatura ambiente) da igual que se ponga a 16 o 26ºC, lo único que ocurre es lo que acabamos de explicar, y es que la máquina se parará a la temperatura deseada.
Para que la máquina se pare a la temperatura que nosotros queramos es necesario que esta cuente con una sonda termostática que le diga a qué temperatura está la habitación y esta se encuentra en el retorno de aire que está situado en el lugar donde están los filtros. Si retiras los filtros verás que hay una especie de cacharrito con un cable, pues bien, esa es la sonda termostática que le dice a nuestro aparato a la temperatura que está la habitación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario